Daniel Claros
Madrid, Spain

No tengo nada de especial. Amor por mi trabajo, las finanzas y los mercados. Pasión por el deporte, el triatlón. Y encantado de expresar mis pensamientos y mis inquietudes en un blog diferente, donde se mezclan dos mundos aparentemente distintos, pero que guardan historias comunes de superación, organización, motivación y ganas de pasarlo bien... Tomen asiento y disfruten.

Redes sociales
¡Sígueme en Instagram!
Calidad – Precio
Wiggle - Precios imbatibles en deporte
¡Sígueme fácilmente en Feedly!
follow us in feedly
También colaboro en:
¿Quieres estar al día?

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

Invertir con éxito
Economía

Cómo invertir con éxito. Balance de situación, un imprescindible.

By on 29 Septiembre, 2016

Ya he dicho en más de una ocasión que las finanzas no son sólo para los financieros, y por financieros me refiero a todo el mundo que trabaja en mercados de capitales o en el mundo corporativo.

Hay muchísima gente que, sin estar vinculados a estos mundos, les encanta la economía y el mundo financiero; médicos, abogados, futbolistas, actores… Es por ello que siempre he defendido, y defenderé, que deberían enseñar economía y finanzas personales obligatoriamente en las escuelas, ya que, nos guste o no, el dinero es una de las mayores preocupaciones que tenemos en nuestra vida, y una mala gestión del mismo puede traer consecuencias desastrosas… ¿o no?

Una de las piezas claves en la gestión de las finanzas personales es la inversión. Entiendo que muchas personas delegarán en sus agentes de confianza la gestión de su dinero, sin embargo, hay muchos otros que les interesa saber dónde invierten (cosa que recomiendo enormemente), pero que igual no tienen los conocimientos suficientes para poder hacerlo con garantías.

Sin embargo, se sorprenderían si supieran que es más sencillo de lo que parece el saber si una empresa está saneada, o por el contrario si su negocio está en riesgo, o directamente está quebrada.

Y no sólo los inversores necesitan hacer una correcta lectura de balances, un emprendedor que esté pensando en asociarse a otra empresa, por ejemplo, también le interesará saber cuál es la salud financiera de esa empresa con la que se va a aliar.

Hay dos componentes clave en relación a la información financiera que suministra una empresa: balance de situación y  cuenta de pérdidas y ganancias. En esta entrada, nos vamos a centrar en la primera de las patas, el balance de situación (en otra entrada posterior analizaremos la cuenta de resultados).

 

¿QUÉ ES UN BALANCE DE SITUACIÓN?

 

Para decirlo de una manera sencilla, el balance es una foto fija (normalmente a 31 de diciembre), de lo que la empresa tiene, ya sea un activo, un pasivo o su propio patrimonio.

Más sencillo:

activo-pasivo

Por tanto, el activo representa los medios económicos de los que dispone una empresa para realizar su actividad. Puede ser inmovilizado (edificios, ordenadores, sillas…), puede ser efectivo, puede ser bienes que tienen en almacén pendientes de vender, etc. En cuanto a su clasificación (al igual que el pasivo), va del menos líquido (inmovilizado) al más líquido (efectivo).

Ahora bien, ¿cómo adquiere la empresa esos activos? La respuesta a esta pregunta sería lo que conocemos como pasivo. Podríamos decir que pasivo es el origen inicial de esos recursos, y aquí tenemos desde las aportaciones que los propios socios realizan (patrimonio), hasta las deudas que puede tener la empresa con bancos, proveedores, etc.

El activo debe ser igual que la suma de pasivo y fondos propios. Es lógico, todo el activo está financiado con pasivo o patrimonio, por un lado obtenemos dinero, y una vez obtenido, lo invertimos en algún activo.

Una vez entendido, a grandes rasgos y de una manera muy sencilla, qué es un balance de situación y qué significan las partidas que lo componen, vamos a lo importante…

 

¿QUÉ DEBO MIRAR EN UN BALANCE PARA SABER SI UNA EMPRESA ESTÁ SANEADA O EXISTEN INDICIOS DE PROBLEMAS FINANCIEROS?

 

Vamos a ver una serie de puntos que, bajo mi experiencia, son clave a la hora de analizar un balance y ver la salud financiera de una empresa (existen muchos análisis e interpretaciones posibles, por lo que cualquiera puede aportar su granito de arena dejando un comentario 🙂 ).

 1. Fondo de Maniobra: magnitud clave, de cálculo fácil y que nos puede hacer ver, de una manera muy rápida, el      nivel de solvencia que tiene la empresa.

Es la diferencia entre el Activo Corriente y el Pasivo Corriente:

fondo-maniobra

Lo que esta magnitud viene a explicar es si la empresa tiene recursos suficientes para hacer frente a sus     obligaciones de pago a corto plazo (es decir, si puede hacer frente a sus deudas inmediatas “sin morir en el intento”). Un Fondo de Maniobra positivo indica que, en caso de que todos los acreedores exigieran el pago de las deudas a corto plazo, la empresa estaría en plenas facultades de atender ese pago, y continuar con su actividad de manera normal.

Por tanto, cuando analicéis un balance, primero de todo calcular el Fondo de Maniobra. Salvo contadas ocasiones, un FM negativo indica riesgo de suspensión de pagos.

 2. Causa de disolución: otro de los aspectos que recomiendo mirar es si la sociedad se encuentra en causa de         disolución. Es tan sencillo como ver si el total del Patrimonio Neto es menor a la mitad del Capital Social.

Esta situación se puede dar, por ejemplo, cuando la empresa lleva varios ejercicios acumulando pérdidas, y               significaría una descapitalización de la sociedad, obligándose a la empresa a paliar esta situación.

 3. Nivel de endeudamiento: existen numerosos ratios para ver el nivel de endeudamiento que tiene una                 empresa, pero no me voy a poner a enumerar todos ellos (se pueden buscar en internet fácilmente). Lo que sí quiero resaltar, ya que me parece importante, es la estructura de dicha deuda. Con un vistazo rápido, podemos ver si la empresa tiene más o menos riesgo de cara a posibles vencimientos de deuda.

Según el tipo de negocio, la estructura de dicha deuda puede diferir mucho de unas sociedades a otras, pero, por lo general…

 …la deuda a largo plazo siempre es mejor que la deuda a corto plazo. Una empresa que tiene el grueso de su deuda a corto plazo tiene más riesgo de insolvencia que si tiene dicha deuda a largo plazo.

…los Fondos Propios tienen menos riesgo que la deuda externa. Una empresa que tiene un mayor peso de autofinanciación se encuentra menos expuesta a presiones por parte de acreedores de cara a la devolución de las deudas. No obstante, la rentabilidad de la empresa probablemente sería mucho menor.

el activo debe ser suficiente para liquidar las deudas. Muy relacionado con el Fondo de Maniobra comentado anteriormente. El Activo No Corriente debería ser superior al Pasivo No Corriente, y lo mismo para las partidas corrientes. Cualquier situación en la que el pasivo sea mayor al activo podría complicar la continuidad de la empresa.

Como he comentado anteriormente, hay numerosos análisis posibles de un balance, numerosos ratios que nos van a dar diferentes valores y diferentes interpretaciones.

Lo que pretendo  es que cualquier persona interesada en invertir en una empresa, en aliarse con un nuevo socio, o cualquier otro tipo de interés que pueda tener, sepa, de un vistazo rápido y de una manera aproximada, si la sociedad en cuestión se encuentra sana financieramente hablando o en riesgo.

Hay miles de ratios y posibles análisis, por lo que si quieres contribuir explicando cualquier otro método de análisis de un balance es sencillo, tan sólo tienes que dejar un comentario más abajo 🙂

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT